Envío gratis en ordenes igual o mayor de $300!

Asunción de la Santísima Virgen María

Asunción de la Santísima Virgen María

La ceremonia de la Asunción de la Santísima Virgen María fue fijada el 15 de agosto en el siglo V, con el sentido de "Nacimiento al Cielo" o, en la tradición bizantina, "Dormición" de Nuestra Señora. En Roma, la fiesta se celebra desde mediados del siglo VII, pero no fue hasta el 1 de noviembre de 1950 que Pío XII anunció el dogma dedicado a la entrada de María en el cielo en cuerpo y alma.

Este privilegio de María está íntimamente relacionado con el hecho de que ella es la madre de Jesús. Siendo la muerte y la corrupción del cuerpo humano el resultado del pecado, es inconveniente que la Virgen María -sin pecado- sea afectada por ellas. De ahí el misterio de la "Dormición" o "Asunción al Cielo". El hecho de que María esté ya en el cielo en cuerpo y alma es para nosotros un motivo de alegría, de felicidad, de esperanza. Una criatura de Dios -María- ya está en el cielo: con ella y como ella estaremos también nosotros.

La majestad del cuerpo y del alma de la Santísima Virgen María es signo elocuente de que no solo el alma sino también el cuerpo es algo hermoso. “Alegraos en la misericordia de Dios, y presten atención a nosotros. Todos los hermanos que se encuentren por el camino, comiencen con los más débiles y vulnerables”.

La Virgen María, con su Magnificat, nos enseña a alabar a Dios. Es una invitación a través de la cual Nuestra Señora, que hoy contemplamos en la gloria, nos anima a actuar y a ir más allá de nuestra costumbre de exagerar los problemas y las dificultades. No se trata de vivir como si no hubiera problemas, sino de valorar lo bello y lo bueno que hay en la vida, y de saber dar gracias a Dios por ello. De este modo, los problemas se colocan en su justa perspectiva.

Oración a María Asunta

Oh María Inmaculada Asunta al cielo,
tú que vives bienaventurada en la visión de Dios:
de Dios Padre que te hizo alta criatura, de Dios Hijo que quiso
ser generado como hombre por ti y tenerte como madre,
de Dios Espíritu Santo que en ti realizó la concepción humana del Salvador.

Oh María purísima,
Oh María dulcísima y bellísima,
Oh María, mujer fuerte y reflexiva.
Oh María, pobre y dolorosa,
María, virgen y madre,
mujer humanísima como Eva, más que Eva;
cercana a Dios en tu gracia, en tus privilegios,
en tus misterios,
en tu misión, en tu gloria.
Oh María asunta a la gloria de Cristo en la perfección completa
y transfigurada de nuestra naturaleza humana.
Oh María, puerta del cielo,
espejo de la Luz divina,
santuario de la Alianza entre Dios y los hombres,
deja que nuestras almas vuelen tras de ti
deja que se eleven tras tu radiante camino
transportadas por una esperanza que el mundo no tiene, la de la dicha eterna.
Consuélanos desde el cielo, oh Madre misericordiosa,
y por tus caminos de pureza y esperanza guíanos un día al encuentro feliz contigo
y con tu divino Hijo nuestro Salvador Jesús. ¡Amén!

Mas Noticias


Con las mismas etiquetas


Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

×