Envío gratis en ordenes igual o mayor de $300!

Jueves santo: La Última Cena

Jueves santo: La Última Cena

El Jueves Santo es un día crucial en la Semana Santa Cristiana, ya que conmemora la ultima cena de Jesús con sus discípulos en Jerusalén. Durante esta cena, Jesús instituyó la Eucaristía tomando pan y vino, bendiciéndolos dijo “Este es mi cuerpo” y “Esta es mi sangre” simbolizando así su sacrificio por la redención de la humanidad. Además, en este último banquete lavó los pies de sus discípulos, enseñándoles el valor del servicio y la humildad.

Siguiendo con la Eucaristía, durante la última cena Jesús también ratificó a sus apóstoles el sacramento del Orden Sacerdotal, al conferir a sus apóstoles el poder de celebrar la Eucaristía en su memoria, hasta su regreso.

El mandamiento del Amor, así se le conoce el nuevo mandamiento que Jesús impartió a sus discípulos “Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros” (Juan 13:34) este mandamiento resume la esencia del mensaje de Jesús.

Durante la cena, Jesús predijo que uno de sus discípulos lo traicionaría. Judas Iscariote fue identificado como el traidor y Jesús le indicó que hiciera lo que tenía planeado previamente.

Después de la última cena todos se dirigieron al Jardín de Getsemaní, Jesús experimentó una profunda angustia, y oró fervientemente a Dios, expresando su aceptación del plan divino incluso en medio del sufrimiento inminente, este momento es conocido como “La Agonía en el huerto”. En este lugar Judas Iscariote concluyó su traición entregándole a las autoridades religiosas y romanas a cambio de 30 monedas de plata

El Jueves Santo que marca el comienzo del triduo pascual, nos invita a reflexionar sobre las palabras proféticas de Jesús, sobre su inminente traición y muerte, según los evangelios Jesús advierte a sus discípulos, incluso anticipando la traición de Judas Iscariote y su propia crucifixión, estas profecías no solo ofrecen una visión sobre la divinidad de Jesús, sino que también nos desafían a considerar la naturaleza del sacrificio y el propósito del redentor de su muerte.

"Dios misericordioso, en este Jueves Santo recordamos los eventos sagrados que ocurrieron hace tanto tiempo: la Última Cena donde Jesús compartió su cuerpo y su sangre con sus discípulos, el humilde acto de lavar los pies como ejemplo de servicio y la traición de Judas que condujo al sacrificio redentor en la cruz. Con humildad y gratitud, te pedimos que fortalezcas nuestra fe, que podamos seguir el ejemplo de amor y servicio de Jesús y que, en estos momentos de reflexión en la Semana Santa, renovemos nuestro compromiso contigo y con los demás. Amén”.

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

×