Envío gratis en ordenes igual o mayor de $300!

La Conversión de San Pablo, el apóstol

La Conversión de San Pablo, el apóstol

El 25 de enero se conmemora el Día de la conversión de San Pablo. El capítulo 9 de los Hechos de los Apóstoles de la biblia, cuenta como Pablo, un joven judío conocido como Saúl, se dedicaba a perseguir a los cristianos y estaba preocupado ante la expansión de la fe cristiana. Por ello, decidió salir a combatirla, su único propósito era destruir el cristianismo.

A Saúl le autorizaron una misión muy importante: viajar a Damasco para encarcelar a todos los cristianos que se encontraran en esa ciudad, sin embargo, cuando estaba preparado para entrar sucedió algo inesperado. A las puertas de Damasco, una poderosa luz cegó al joven tirándolo al piso y una voz le dijo "¿por qué me persigues?”, Pablo respondió: “¿Quién eres, Señor?”, a lo que la voz le contestó: “Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Levántate y entra en la ciudad. Allí se te indicará lo que tienes que hacer”. En ese momento, Pablo quedó cegado. Entró en la ciudad de Damasco y se instaló en la casa de Judas. Permaneció allí durante tres días. Fue entonces cuando apareció un hombre llamado Ananías y le dijo: “Saúl, hermano, el Señor Jesús que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recuperes la vista y quedes lleno del Espíritu Santo”. Entonces, el hombre colocó sus manos encima de Pablo, y al instante recuperó milagrosamente la vista.

Tras este suceso, Saúl cambió de visión. Ananías le bautizó y comenzó a introducirse en la comunidad cristiana de la ciudad y a predicar el evangelio. "El que antes nos perseguía, ahora anuncia la buena noticia de la fe", con esta frase se resumió y se sigue resumiendo la vida y obra de San Pablo.

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

×