Envío gratis en ordenes igual o mayor de $300!

Nuestra Señora de Guadalupe

Nuestra Señora de Guadalupe

El 12 de diciembre se conmemora el Día de la Virgen de Guadalupe. Este es un auténtico acontecimiento en México que, cada año, atrae tanto a mexicanos como a extranjeros que quieren conocer a la llamada ‘Morenita’ y se acercan a su santuario, la Basílica de Guadalupe, en Ciudad de México. Este lugar sagrado es considerado el segundo centro católico más visitado del mundo, precedido únicamente por la Basílica de San Pedro, en Roma.

Durante esta festividad se realizan múltiples peregrinaciones que terminan en la Basílica de la Virgen de Guadalupe, en ellas se congregan los fieles y son lideradas por los matlachines, unos danzantes vestidos con trajes tradicionales llenos de plumas, sonajeros y color, ellos ofrecen un gran espectáculo en honor a la Patrona. En los hogares se rezan rosarios y danzas para honrar a la Virgen, se ofrece una comida típica para la festividad llamada “reliquia” la cual se comparte con vecinos, familiares y danzantes. Adicionalmente, otra tradición es la misa del mediodía dedicada a la Celebración y Bendición de las Rosas.

Las peregrinaciones de la Virgen de Guadalupe el día de su festividad concentran a más de 7 millones de personas. Durante el resto del año, las visitas al santuario superan los 20 millones. Esto no es más que el reflejo de la gran relevancia que tiene esta Virgen para la cultura mexicana, donde es considerada símbolo nacional. 

Oración a la virgen de Guadalupe

Virgen Santísima de Guadalupe, Madre de Dios, Señora y Madre nuestra. Venos aquí postrados ante tu santa imagen, que nos dejaste estampada en la tilma de Juan Diego, como prenda de amor, bondad y misericordia. Aún siguen resonando las palabras que dijiste a Juan con inefable ternura: "Hijo mío queridísimo, Juan a quien amo como a un pequeñito y delicado," cuando radiante de hermosura te presentaste ante su vista en el cerro del Tepeyac.

Haz que merezcamos oír en el fondo del alma esas mismas palabras. Sí, eres nuestra Madre; la Madre de Dios es nuestra Madre, la más tierna, la más compasiva. Y para ser nuestra Madre y cobijarnos bajo el manto de tu protección te quedaste en tu imagen de Guadalupe.

Virgen Santísima de Guadalupe, muestra que eres nuestra Madre. Defiéndenos en las tentaciones, consuélanos en las tristezas, y ayúdanos en todas nuestras necesidades. En los peligros, en las enfermedades, en las persecuciones, en las amarguras, en los abandonos, en la hora de nuestra muerte, míranos con ojos compasivos y no te separes jamás de nosotros. Amén.

Nueva página de Facebook del Niño Prodigio

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

×